El Bitocoin paga y da cambio.

Bitcoin paga y da cambio

La economía se mueve, cambia, evoluciona, se transforma y se vuelve global.

¿Será que el Bitcoin venga a reafirmar en definitiva todo lo anterior?

Como banquero tengo sentimientos encontrados, la vieja escuela me dice al oído izquierdo que el sistema financiero tradicional ya no es apto para ser sano y necesita ajustes y nuevos horizontes bajo el amparo de respaldos físicos reales, tal como debería de ser, que hay que retomar su esencia, pero de manera reconstruida.

En el derecho el susurro proviene de los nuevos planteamientos digitales y me sedujeron al punto de haberme informado al tope para saber por donde “puede saltar la liebre”.

Es prudente decir que mientras escribo este párrafo es ya la moneda digital más usada en el mundo.

Evidentemente ya es un hecho que funciona y su presencia está en diferentes ámbitos comerciales directamente involucrados con las transacciones digitales.

Entendamos que es una actividad realizada por medio de la Internet. Para familiarizarnos un poco más con este modo de divisa, es importante decir que también se le conoce como criptomoneda.

El Bitcoin pretende ser un tipo de cambio monetario tal como el dólar o el euro y es usado para comprar bienes o recibir servicios.

Hasta aquí no hay complicación y se define así de fácil.

Se complica un poco entender cómo funciona y como todo tiene ventajas y desventajas, pero trataré de hacerlo lo más práctico y fácil de entender.

El concepto de este tipo de intercambios digitales encriptados, viene desde los años 70´s.

Ya estaba previsto y proyectado que la Internet iba a ser determinante para un nuevo desarrollo de las comunicaciones, sobre todo para uso específico de operaciones gubernamentales, sin embargo las condiciones cambiaron pues todo el mundo cayó en “La Red”, y ya sabemos lo que ocurrió en este sentido:

Los seres humanos de un momento a otro nos convertimos en ciudadanos de un solo mundo.

Volviendo al tema financiero que nos ocupa, el Bitoin surge como una opción de transacciones financieras P2P (Peer To Peer, o en español “Persona a Persona”) y fue instalado oficialmente en la Red en 2009. A diferencia de los demás sistemas monetarios, no existe un emisor directo tal como un Estado, un banco o una institución financiera y por ello no se rige por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Estos factores lo hacen ser más eficiente y barato al eliminar de la ecuación a muchos intermediarios que las actuales divisas necesitan para funcionar.

Para ser más puntual, los productos o servicios son más económicos al ser operaciones directas entre comparador o vendedor.

Tiene varias virtudes, por ejemplo, la de salvaguardar la identidad de los usuarios al ser traspasos directos entre personas, la huella para seguir los movimientos con Bitcoin es casi indetectable.

Algo que me gusta mucho es que al comprar algo “en línea” con esta criptomoneda, se puede usar un sistema tipo fideicomiso que se conoce como “escrow”, que permite que el vendedor sólo puede cobrar si el comprador recibió a satisfacción su producto.

De no ser así el comprador regresa el producto y sólo puede recuperar sus Bitcoins si ambos están conformes.

Así los dos ganan y se cierra el círculo de satisfacción total.

El problema principal es la vulnerabilidad que pueda tener al estar expuesto en la Red.

El Bitcoin en sí mismo es imposible de falsificar o duplicar al ser encriptado con códigos únicos e irrepetibles.

Sin embargo, personas malintencionadas llamadas keyloggers, pueden retirarlos de diferentes cuentas interceptando las pulsaciones de las digitaciones en los teclados de los usuarios, dejando disponibles los códigos para redireccionarlos a otros sitios.

Ya mencioné que es descentralizado y en suma es un proceso entre personas desarrollado por diferentes empresas o simples usuarios que dedican sus recursos e invierten muy poco en lo que se conoce como “Minería” o “Extracción”, de este punto quizá hablaré en otro momento porque es muy complejo y dedicado.

Eso sí, apasionante, pero no muy fácil de explicar en términos coloquiales.

El Bitcoin está lleno de controversias, debido a muchos retos digitales que aún tienen que ser resueltos, tales como robo de contraseñas para evitar pérdidas patrimoniales, errores de software, la inserción de códigos maliciosos a los sitios que emitan o reciban Bitcoins, ataques de denegación de servicios, posibilidades de quedar “fuera de línea” y más otras.

Así con todo lo muy bueno y malo que pueda tener esta criptomoneda, me quedo con una frase que podría utilizar un Galileo moderno:

“Y sin embargo se mueve…”

Galileo y el Bitcoin

La Pantera Rosa 7.0 litros

La Pantera Rosa 7.0 litros

6 de septiembre de 1969, nace el primer episodio de este fenomenal personaje rosa que tanto me divirtió cuando era yo pequeño: “La Pantera Rosa”.

Derivada de la animación hecha por Isadore “Friz” Freleng y su buen amigo David Hudson DePatie, para la película del director Blake Edwards cuyo nombre fue justamente “The Pink Panther”.

Adquirió su propio carácter y personalidad gracias a su concepto sicodélico, despreocupado y ocurrente sumado a sus aventuras llenas de un despliegue de creatividad y buen humor, ya que las aventuras incluían a otros personajes sensacionales.

Alcanzando un éxito a tal grado de ser considerada como una de las series de dibujos animadas más grandes de toda la historia.

Por supuesto debemos sumar a otros talentos increíbles como por ejemplo el de Henry Mancini quien fuera el compositor de la música, la cual fue la rúbrica iconográfica de la Pantera.

Todos la conocemos y por eso pasaré al tema que me trae aquí este domingo por la noche frente a mi ordenador.

Quiero compartirles un dato sobre el extremo “panthermobile”, el auto que se aprecia en la presentación de inicio, y que conduce un niño.

Puede que suene muy infantil pero no lo es.

Sobre todo, si medio millón de dólares suena como cosa de críos.

Su creador, es un ser genial llamado Jay Ohrberg quien inventó también otros íconos automotrices de Hollywood como el Batimóvil de Batman Regresa, el DeLorean de Back to the Future, el General Lee de los Dukes de Hazzard, el Gran Torino de Starsky y Hutch, el auto de policía de Robocop, el Troncomóvil y algunos más de los Picapiedra, entre otros tantos.

Basado en un Oldsmobile Toronado con un motor de 8 cilindros y 7.0 litros este curvilíneo modelo de 7 metros de largo, no es tan bólido como parece pues su motor no funciona ni tampoco tiene permiso para circular.

Con esas sensacionales puertas tipo “alas de gaviota” es pieza de museo, y una muy costosa ya que ha sido subastado en un par de ocasiones.

La primera vez fue subastado por 120,000 dólares y la segunda en el 2011 por la friolera cantidad de nada menos que 570, 000 billetes verdes.

Esto me reafirma dos cosas, la primera: que la oportunidad de negocio está en todos lados, que todo tiene su precio, su tiempo y su forma: y la segunda: que la diversión sana, con alto grado de imaginación y humor no tiene precio alguno.

Por cierto, me caía mal el niño que conducía el auto, primero porque era el chófer de la Pantera, pero lo peor es porque al final se le olvida y la deja en el teatro por lo que el rosado personaje tiene que ir corriendo tras el auto al final de la presentación.

 

Pasión con Notre Dame de París

Pasión con Notre Dame de París

Paris bien vale una misa, decía Enrique IV.

¡Yo diría que Paris vale mucho más que eso!

La primera vez que visité Paris, fue durante mi viaje de luna de miel.

En esa época, pensaba que sería la única vez que tendría oportunidad de visitar la capital de Francia.

Durante ese viaje viví una experiencia, que según mis recuerdos fue bastante mística.

Me encontraba frente a la catedral de Nuestra Señora de París con mi mujer, cuando un señor de edad avanzada, muy misterioso, se nos acercó.

Nos habló en español, con fuerte acento francés y como si nos compartiera el más grande secreto, nos aconsejó entrar a Nuestra Señora de París.

Viéndome a los ojos, con una mirada chispeante, me dijo que si entraba a la catedral en ese momento, no sería la última vez que vería Paris, sino al contrario, regresaría muchas veces a visitar esta ciudad.

Y se desapareció.

Seguí su consejo, intrigado, pero sin realmente creerle.

Me impactó la belleza y la atmosfera tan especial que reina dentro.

Pude entender porqué, según lo que se dice, muchas personas se convertían al catolicismo al visitar la catedral.

Pero sobretodo, este señor tenía razón, desde entonces he vuelto muchas veces a París, sea de vacaciones o para tratar negocios.

Y que decir de “Notre Dame” que cautiva a todos sus visitantes, que inspira a grandes escritores como Victor Hugo a escribir toda una maravillosa novela.

En el pasado, los enfermos que iban a « Notre Dame » a implorar a Dios que los curase, se hospedaban ahí, en una de las pequeñas capillas, hasta su completa remisión.

Nuestra Señora de Paris, posee según los creyentes, tres reliquias de la pasión de Cristo.

La corona de espinas, un pedazo de la cruz en la que fue crucificado y uno de los clavos utilizados para detener su cuerpo a la cruz.

También el hecho de que la escuela de arquitectura Gótica, haya nacido casi de un día al otro, muy distinta de la otra escuela Romana, que era su contemporánea, sigue siendo un punto de interrogación.

Si a eso le agregamos todas las leyendas acerca de las fórmulas alquímicas que se encuentran grabadas en los muros.

Además de que estudios recientes hechos a través de escaneos láser demuestran que, el centro de la catedral es imperfecto en su construcción y que esto no se debe a un error, pero fue hecho adrede para darle más estética, lo que demuestra aún más la maestría de su arquitectónica.

Contradictoriamente, hace de “Notre Dame” ¡¡¡un joya enigmática perfecta!!!

Honor

HONOR PEDRO FORT demanda vs El PAÍS

Como algunos sabrán he sido calumniado y falsamente acusado por el diario español El PAÍS.

Esta situación ha dado la vuelta al mundo a través de los medios de comunicación y las redes sociales, por personas sin escrúpulos, que no sólo han tomado dichas falsas informaciones, sin investigar su veracidad, sino que le han agregado de su cosecha, con el simple hecho de escandalizar y obtener ratings.

El difamar e inventar situaciones negativas alrededor de una persona, empresa, producto con el fin de desprestigiar, se ha vuelto algo común y se le llama “Astroturfing” (viene de Astro Turf, una marca comercial de tapetes sintéticos que imitan el césped. Se empleó el término para indicar algo creado artificialmente).

Aunque no es nada nuevo, y originalmente es algo empleado como herramienta de Marketing para lanzar una idea, opinión sobre una persona, producto, etc.,  haciendo creer que es algo espontaneo que proviene de la opinión pública, poco a poco se ha vuelto en una forma de desprestigiar a los competidores.

Por ejemplo, una compañía, en vez de decir que su producto es muy bueno, lo que hace es pagar una campaña de desprestigio en contra de algún competidor, haciendo creer que su producto es malo, nocivo… inventando estadísticas, casos con testimonios ficticios.

Se escriben artículos y se les paga a personas para que creen blogs, inserten comentarios en redes sociales, dando la impresión de que todo el mundo está enterado de ello y está de acuerdo.

Lo mismo se hace con personas y se emplea mucho también en la política.

Este es el mundo en el que vivimos.

Desprestigiar a alguien o a algo, es de lo más sencillo que existe.

Si se dice una mentira, se difunde y se repite lo suficientemente, se convierte en “verdad” y ya nadie la cuestiona e involuntariamente las personas ávidas de prevenir a su prójimo, se unen a la campaña de desprestigio, difundiéndola y agregando aún más datos ficticios o fuera de contexto que justifiquen su apoyo a una causa de la que realmente no saben nada.

No puedo atacar a toda la red, pero si a una de las fuentes obvias que ha manchado mi nombre y desprestigiado mis negocios.

Por lo tanto, he demandado a el diario EL PAÍS y al periodista que originó la historia.

El dinero y el valor de las cosas

El dinero y el valor de las cosas

En ocasiones me hacen la pregunta: ¿Qué es el dinero y qué le da el valor a las cosas?

Brevemente les diré que el dinero, que es algo del diario para todos, es algo elusivo y por lo tanto no tan sencillo de definir.

Una manera simplista de hacerlo, sería decir que el dinero remplazó al trueque permitiendo crear un acuerdo de equivalencia de bienes a intercambiar.

Es decir: ¿Una vaca equivale a cuántas gallinas, a cuántas lechugas…?

Y por lo tanto es un medio de intercambio.

Hay una conocida historia que ejemplifica muy bien lo etéreo del dinero:

En un pequeño pueblo donde todos están endeudados, llega un cliente extranjero con dinero a un hotel y paga con un billete de 100 euros y sube a su habitación.

El dueño del hotel toma el billete y corre a pagarle al carnicero los 100 que le debe de una entrega a su restaurant.

Al recibir el billete, el carnicero corre a pagar los 100 que le debe al granjero que le proporciona los animales.

El campesino con el billete en mano corre a pagar su deuda a la prostituta, quién al recibir el billete corre a pagar su deuda de 100 euros con el dueño del hotel por el uso de habitación con sus clientes.

En eso baja el extranjero, pide que se le rembolse pues no le gusta su habitación y toma su billete y se va…

En ciertos casos como el suyo y el mío, se requiere de un respaldo, pero definitivamente no nuestro propio respaldo.

Es decir yo puedo emitir un cheque para hacer un pago, pero ese cheque no tiene valor alguno, si no hay una cuenta de banco con fondos que la respalde.

En otros casos como el de la Reserva Federal de los Estados Unidos, no requieren de ese respaldo para generar nuevo dinero y realizar cualquier pago, simplemente generan ese dinero sin necesitar una reserva de oro o plata por ejemplo.

En el mundo moderno el dinero (que ya no tiene un respaldo en bienes como el oro como lo tenía antiguamente), se define como moneda de papel de intercambio.

Desde luego esto ya está cambiando con la era del dinero electrónico, en cuyo caso hablamos de transacciones a través de medios electrónicos.

Pero regresando al dinero como moneda de papel de intercambio, hay quienes argumentan con justa razón, que una nota de cambio es una moneda de papel y que lo que produce es una deuda y no un intercambio y no forma parte de una economía monetaria, sino una economía de crédito.

Por lo que se habla de papel de intercambio para pago final (no existe deuda).

Tomando en cuenta estos factores, el profesor economista Italiano Augusto Graziano habló en su libro “La teoría del circuito monetario”, antes del advenimiento de las transacciones electrónicas, que el dinero es fundamentalmente la promesa de un banco a sus clientes y un pago monetario es la transferencia de esa promesa de un cliente a otro.

Por lo tanto en una transacción monetaria están involucrados por lo menos tres partes, el vendedor, el comprador y el banco.

Ahora hablando del valor de las cosas.

¿Quién determina el valor de las cosas?

Para mi existen dos valores, uno comercial y otro el personal. El primero es el valor que el propietario o fabricante da a su mercancía o servicio.

Por ejemplo dos camisas de la misma calidad pueden tener precios diametralmente opuestos.

Ese precio lo ponen sus fabricantes y el artículo adquiere ese valor real comercial cuando hay consumidores dispuestos a adquirirlo, de allí las llamadas marcas, con precios exorbitantes.

Por otro lado, tenemos el valor que cada uno individualmente le damos a las cosas y que se basa en la persona, sus necesidades, el lugar y todo el contexto que lo rodea.

Por ejemplo, una persona puede tener una inmensa alberca en su casa y eso comercialmente puede ser muy valioso, sin embargo, si esa persona se encuentra en medio del desierto todo deshidratada, un vaso con agua es mucho más valioso.

No es lo mismo si tengo un gran refrigerador en mi cocina en una gran ciudad, que un pequeño refrigerador en un pueblito en medio de la nada.

Durante la segunda guerra mundial personas con diamantes y oro, los cambiaban por comida.

Los diamantes no se los puede uno comer y para la sobrevivencia la comida es primordial y tercero en la escala de las necesidades esenciales del humano, después de respirar y beber.

También está el valor sentimental.

Por ejemplo, una alhaja de la abuela puede tener mucho valor sentimental y no estamos dispuestos a deshacernos de ella por ninguna suma.

Esa misma alhaja en una casa de empeños sería pagada con un precio inclusive por debajo del valor comercial, porque para el prestamista el valor del mismo objeto es muy distinto.

Uno de los factores que le dan valor a las cosas, es precisamente la escasez.

Pero todo es relativo.

Existen cosas que son escasas y no por ello son valiosas.

Como muestra, dicen que Islandia es uno de los lugares donde escasea la contaminación y les aseguro que eso no hace valiosa a la contaminación, sino al lugar.

Recuerdo estando chico, cuando salió la primera película de la guerra de las galaxias y sacaron las figuras de los personajes, R2D2 el robot era uno de los más cotizados, pues todo mundo quería tener uno.

La figura que no tenía mucho valor era la de Obi-Wan Kenobi, el anciano maestro Jedi que pocos entendían en aquél entonces. Como niños, nadie quería jugar con el personaje de viejo.

Era hasta motivo de burla. Por lo mismo, de ese personaje se hicieron pocos.

Ahora ese personaje, el primero que sacaron que no valía ni siquiera $3USD se subasta en miles de dólares.

El tiempo le dio valor.

Y a la vez el tiempo es lo más valioso que tenemos.

Por eso es gran tiempo que tomemos las riendas de nuestro destino y determinemos nuestro propio valor, que invirtamos en nosotros mismos y crezcamos.

Es importante seguir aprendiendo. Lean libros como el de “Piense y hágase rico” de Napoleón Hill y muchos tantos más.

No se deprecien ni se desprecien.

Es una cuestión de actitud.

¡Mi valor no me lo da lo que poseo, sino quién soy!