Chicxulub o la “Pulga del Diablo”

Chicxulub o la “Pulga del Diablo”

La pregunta inmediata es:

¿A qué diablos me refiero con este título?

Nada menos que es el nombre del lugar del impacto del asteroide que supuestamente causó la desaparición de muchas especies vivas de la Tierra, incluida por supuesto la del grupo de reptiles denominados dinosaurios.

Quizá ocurrió, ¿por qué no?, un día como hoy pero hace 65 millones de años.

El asteroide de aproximadamente entre 10 y 15 kilómetros de diámetro asomó en el espacio aéreo terrestre y llegó a ¿tiempo? a su cita.

La noticia es que tuvo la peor trayectoria al caer en este planeta. Lo explicaré más adelante pero antes quiero entrar en un poco más de detalles.

Su epicentro fue en el pueblo llamado Chicxulub que en maya quiere decir algo así como la “pulga del Diablo” y que está ubicado en la península de Yucatán en México.

Fue en la década de 1970 que se estableció la relación entre la caída de un cuerpo celeste, la extinción masiva de especies y Chicxulub.

El “aterrizaje” de este meteoro hizo un boquete de 300 kilómetros y se asume que causó la desaparición de tres cuartas partes de la biodiversidad aquí en la Tierra.

Unos pocos minutos antes o unos después hubieran hecho la diferencia en cuanto a los daños causados.

Al menos así lo están manejando los científicos de todo el mundo (México. España, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Francia, Austria y Puerto Rico), involucrados en perforar, analizar y estudiar el sitio del impacto para poder profundizar sobre los efectos que tuvo en el cambio de las corrientes marítimas de las costas del Caribe y el Golfo de México.

También quieren entender los procesos del cambio climático y la desaparición de los dinosaurios y otras especies.

En suma los procesos de una extinción masiva, con los hallazgos que se realicen.

Quizá también puedan entender las condiciones que favorecieron al desarrollo, adaptación y evolución de la vida en este mundo tal y como la conocemos hoy día.

Me parece que pueden surgir argumentos y teoremas muy valiosos de estas investigaciones y una de ellas ya salió “a flote” directo desde las aguas. Los informes indican que el asteroide cayó en aguas muy poco profundas, provocó que volúmenes increíbles de azufre (que es altamente mortal), y que en este caso vaporó proveniente del mineral yeso, fueron esparcidas a un a velocidad y cantidad diré “meteóricas” formando una lluvia ácida y una oscuridad total que no permitió la entrada de el Astro Rey durante un largo periodo.

Con este hecho se prolongó el invierno global terrestre, mucho más tiempo que si hubiera impactado en mar abierto ya sea en el Atlántico o el pacífico o simplemente en otra zona del mundo.

Pero tenía que caer siempre en el más dramático, que irónicamente fue en el momento y lugar justo, que permitiera el surgimiento de nuevas especies, y que hace que hoy yo pueda escribir y usted leer esto.

Y para concluir me quedo con este pensamiento:

La mecánica de semejante evento debe de haber sido algo tan colosal que la mente no puede concebir en su totalidad todo lo que ocurrió alrededor de este suceso.

No puedo imaginar el ruido, la succión, las temperaturas, las presiones, el hongo de la explosión…, en fin, la magnitud tan “fuera de este mundo” que ha de haber sido la llegada del asteroide.

Creo que la misma ciencia deberá tratar de calcular las miles de variables y efectos físicos con base a teorías, mucha lógica, contar con estudios satelitales y pruebas geológicas, y observación en sitio para poder al menos intentar reconstruir tan catastrófica escena.

 

firma.PEDRO.FORT.BERBEL-ok-HOMBRE-DE-NEGOCIOS

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *