El ser individual y las interpretaciones propias

El ser individual y las interpretaciones propias

Cierto es que me gusta la comida bien preparada.

También es verdadero que cuando se abre un vino y se acaba el ritual de apertura, lo disfruto mucho o a veces no tanto.

Pero…

Tendríamos que definir:

¿Qué es la comida bien preparada?

Acaso, ¿nada más por tener una estrella Michelin me tiene que parecer increíble?

¿Por qué a mi me gustó o no un vino?

¿Nada más porque un sumiller (o sommelier en francés), le da su visto bueno?

¿Pobre de aquél que no esté de acuerdo?

Creo que es importante definir la personalidad y ser honestos en cada aspecto de la vida.

Es parte de estar vivo y de poder definirse como persona.

Ahora, no tengo nada contra los expertos.

Evidentemente hay factores que marcan la diferencia entre diferentes calidades, propiedades, manufactura y demás atributos.

Pero hay que darle valor a la subjetividad, al individuo que básicamente no es el mismo que opinó sobre la misma paella.

A uno le pareció que le hacían falta más camarones.

Otro dijo que a los pulpos les faltó cocción.

Uno más allá dice que no hay mejor paella que la que acaba de comer pues todo está en su punto.

Nunca hay dos realidades simétricas, cada quien antepone su propia experiencia.

En la película de “Matrix”, hay una frase que dice algo así:

“¿Cómo sabes que de verdad el atún sabe a atún, cuando a alguien más el atún le sabe a otra cosa?”

Hay un solo planeta Tierra, pero existen millones de mundos contenidos en este mismo, cada uno creado por cada individuo viviendo en este planeta.

Esto nos trae al tema principal.

Leí un artículo que hablaba de la percepción de los niños contra la de los adultos con respecto al arte gráfico.

Cada grupo percibe y aprecia de distinta forma un mismo cuadro y dirigen su vista hacia diferentes trazos:

Los infantes ven y acuden a los estímulos visuales.

Los adultos en cambio, anteponen sus creencias y conocimientos previamente adquiridos.

Analizaron a 12 niños y 12 adultos mientras observaban cuadros del Museo Van Gogh.

El experimento se realizó con pinturas que los participantes no habían visto en sus vidas. Se les mostraron los cuadros y fue cuando analizaron el movimiento de sus ojos al ver las pinturas de las que no sabían nada y lo compararon con el movimiento de sus ojos al ver pinturas de las cuales habían recibido una descripción previamente a verlas.

Me resultó muy interesante que averiguaron que los adultos fijaron sus ojos en 63 puntos en los 30 segundos que tuvieron para ver el cuadro.

En el mismo tiempo los niños la fijaron en 53.

Pero, aparte de eso, ¿Se centraron ambos en los mismos detalles?

Aquí es donde se entrelaza lo que decía yo al inicio de este artículo sobre la comida y el vino:

Cuando no habían oído una descripción, los niños se fijaron primero en los rasgos más llamativos del cuadro, lo que implica la predominancia del procesamiento cerebral de abajo a arriba donde los estímulos visuales se imponen a la consciencia y la corteza cerebral.

En contra parte después de escuchar la descripción de la pintura antes de verla, su atención se fijó en los aspectos menos llamativos, lo que sugiere que su conocimiento estaba cambiando su forma de ver los cuadros, y haciendo predominar un procesamiento cerebral de arriba a abajo.

Se les metió una idea y entonces, con esa información cambiaron su percepción.

Lo curioso es que bajo las mismas circunstancias, los adultos fijaron su atención en lo mismo:

En los rasgos menos llamativos.

Esto plantea que en todo momento su procesamiento cerebral de la visión ocurre de arriba a abajo: la corteza y la consciencia predominan sobre los meros estímulos visuales.

Lo que nos deja esta investigación, es que se cree que se puede usar el movimiento de los ojos para hacer grandes estudios en museos y entender mejor cómo cada individuo percibe el arte.

Por supuesto, este tipo de experimentos se deberían de aplicar a otros campos.

Quizá algún día podríamos saber que el atún realmente le sabe a atún a todos.

El ser individual y las interpretaciones propias

firma.PEDRO.FORT.BERBEL-ok-HOMBRE-DE-NEGOCIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *