Corona para Queen

Corona para Queen

Brian May guitarrista de Queen

Smile.

Este era el nombre original antes de llamarse Queen.

Me parece que Smile era menos “real” y más divertido, pero ¿cómo poner en tela de juicio lo magistral de usar este sustantivo?

Brian May en la guitarra, John Deacon en el bajo, Roger Taylor y Farrokh Bulsara (cuando supe que así se llamaba, se me hizo curioso que ya estaba marcado para hacer música desde su nombre, Fa-rock), y me refiero a quien fuera mejor conocido como Freddie Mercury (el Mercury se lo puso por el dios mitológico Mercurio).

Cuatro talentosos músicos de alta escuela que cambiarían para siempre la historia no sólo del rock sino de la música en general y por supuesto mi forma de entender y escuchar y disfrutar de los sonidos producidos por instrumentos.

Todos conocemos alguna canción de este fenomenal grupo, sea de tu agrado o no.

Hay mucho que decir de Queen y de sus quince discos de estudio y presentaciones y demás datos sobre su exitosa carrera como grupo, incluso valdrá la pena que en un futuro les platique del gran Freddie Mercury, pero yo quiero hacer énfasis en algo particular que poco se difunde y que representa la genialidad y la pasión de perseguir los sueños.

Brian May desde muy pequeño tocaba el ukulele y a los 7 le regalaron su primer guitarra, en este momento nació su fascinación por ella.

A sus 16 años aún no podía comprarse una Fender Stratocaster o una Gibson Les Paul, recordemos que en ésa época no había opciones y menos baratas, que pudieran competir con esa manufactura de guitarras ni sacar los sonidos que él quería emular de otros grupos.

Entonces se puso a trabajar al lado de su padre, él era ingeniero electrónico y con desechos tales como partes de una chimenea antigua, una mesa despedazada, un muelle de motocicleta, y unas agujas y unos botones de madre perla que sacó del costurero de su madre (quien seguro no se enteró hasta que los necesitó), y otros objetos, construyó tras 18 meses su increíble “The Red Special” o también conocida como “The Fireplace” o “The Old Lady”. Había nacido el instrumento que lo seguiría de por vida.

Es de resaltar que el mejor modo para digitar esa guitarra y sacarle ése sonido tan puro y limpio, era que Brian la tocaba con una moneda de 6 peniques y durante toda su vida la ha hecho resonar con ese mismo objeto en cada disco y presentación de Queen.

Para cerrar este episodio lleno de verdadera realeza, les comento que me identifico mucho con Brian May, porque aparte de sus estudios musicales y de ser considerado como uno de los guitarristas más grandes de todos los tiempos del rock, se inclinó fuertemente por la astrofísica, materia que tomó muy en serio logrando su doctorado en Astronomía y Física en el Imperial College de Londres y estos aprendizajes los llegó a plasmar en muchas de sus composiciones para la banda.

La astronomía me apasiona.

Les dejo un enlace con él y su “The Red Special”, está en inglés pero para quien no entienda el idioma el consuelo es que se puede ver este extraordinario instrumento en pleno.

Me despido y espero que con este breve documento podrán entender más del famoso logotipo de Queen creado por Freddie pero inspirado por Brian.

Enlace a Brian May The Red Special


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *