Soy

SOY PEDRO FORT

Queridos lectores, soy Pedro Fort.

Siempre estoy muy ocupado.

Es verdad que tengo poco tiempo libre pues mis días son por lo general muy ajetreados, pero es precisamente por eso que me he decidido a empezar este sitio.

No como un ejercicio de ego, sino como una manera de introspección y de calmarme y relajarme para hacer frente a las turbulencias cotidianas que forman parte del hombre de negocios moderno y de todos en general.

Vivimos hoy un momento histórico que es en ocasiones trágico, emocionante, estimulante y a la vez demandante.

Enfrentamos un mundo de vertiginosa velocidad, en el cual lo más avanzado de hoy, se transforma en anticuado para mañana.

Me ha tocado vivir, como a muchos de ustedes, pasar de escuchar música en discos LP de 33 revoluciones (y hasta 45), cintas de carrete abierto, a la música en formato digital mp3 u otro. De la tv blanco y negro a las pantallas 4k que tenemos ahora, de ver una película fantástica en el cine por única vez y memorizarla para toda la vida, hasta la posibilidad de poseer esa película en casa, o verla una y otra vez a través de internet.

Actividades que se llevaban muchos días como escribir a máquina, enviar una carta por correo a un ser querido al otro lado del mundo, consultar datos en la biblioteca, en periódicos y otros medios.

Hoy un pequeño aparato que me cabe en el bolsillo y me acompaña en mi vida diaria, me da las respuestas que necesito casi de manera instantánea y me conecta al resto del mundo.

La contraparte es que ante tal acelere de nuestro mundo actual, nuestra velocidad para reaccionar ante cualquier circunstancia, también debe de ser casi instantánea si queremos ser efectivos y no fracasar.

Y aunque estoy hablando principalmente de nuestra vida profesional y en mi caso de hombre de negocios, es algo que también se aplica en otros ramos de nuestra cotidianeidad, en el esfuerzo de tratar de mantener el paso que nos impone el mundo que hemos creado.

Curiosamente, por contradictorio que pueda parecer, para poder mantener dicho ritmo y lograr nuestras metas, es importante conocer y emplear el arte de la paciencia y la reflexión.

Todos nos desesperamos si las cosas no suceden en el instante en que lo deseamos.

Hemos olvidado que el proceso para hacer que suceda, es muchas veces más valioso y recompensante que el lograrlo.

Me he dado cuenta que el obtener algo, seguido solo me da un gozo momentáneo, por lo que ahora que soy más grande he aprendido a disfrutar de ese proceso, de esa emoción de anhelo que es más duradera.

No quiero decir con ello que alcanzar una meta no sea importante, pero el esfuerzo para alcanzarla es lo realmente enriquecedor.

Me apasionan los negocios y las finanzas. He tenido triunfos y fracasos como muchos otros.

Cuando caes, lo importante es levantarse, sacudir el polvo, y seguir adelante.

No podemos vivir en el miedo constante.

El miedo debe ser un consejero, pero jamás un amo.

Esto es algo que me inquieta, vivimos todos en el terror y noto que hemos perdido nuestra capacidad de divertirnos, de reír, de gozar y de maravillarnos.

Yo mismo peco mucho de olvidar muchas cosas importantes en la vida y me doy cuenta de que el mundo que heredo a mis hijos, por muy lleno de tecnologías, comodidades y avances, carece más y más de propósito e ideales.

Por eso voy a dedicar un poco de mi tiempo en crear un sitio, en el cual quiero plasmar mis gustos, inquietudes, temores y mi visión del mundo que posiblemente comparto con algunos y que será motivos de burla y critica de otros.

En realidad, eso no importa.

Soy Pedro Fort.

Mi propósito es expresarme, relajarme. compartir.

Como todo lo importante y de ser posible quiero tener la oportunidad de crecer y mostrame como ser humano presente en este planeta viviendo una experiencia única y siendo parte de todo y para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *