Pasión ciega por la astrofísica

Pasión ciega por la astrofísica.

Amo la Astrofísica y a las personas que siguen sus ideales, y por eso quiero compartir con más emoción este artículo.

Wanda Díaz Merced es uno de esos casos de personas sobresalientes.

Puertorriqueña de nacimiento siempre fue una persona tenaz.

Desde pequeña sabía lo que quería: su meta estaba en el cielo y más allá.

Soñaba con desentrañar los misterios de las estrellas.

Pero no todo estaba a su favor.

Con apenas 7 años, comenzó a sufrir prediabetes. Eso la marcaría de por vida.

Aún siendo muy lógica, no le importó su condición de salud y decidió estudiar Física en la Universidad de Puerto Rico.

Su curiosidad científica siempre fue un motor para seguir adelante.

Penosamente la enfermedad cobró la factura.

Cursaba la mitad de su carrera cuando una retinopatía diabética la atacó sin piedad.

Averigüé sobre este tema y me enteré que se trata de una complicación ocular derivada de la misma diabetes y que deteriora los vasos sanguíneos que irrigan la retina.

El resultado final fue que quedó ciega.

¿Cómo podría una persona invidente ser parte una carrera científica, que está fundamentada en la observación directa de los fenómenos astronómicos?

Es ahí dónde el coraje, la adaptabilidad, la creatividad y el empuje personal sacaron adelante a esta mujer.

No se dejó vencer, no obstante que se le sugirió que abortara su proyecto de estudios.

Es sabido que cuando alguien pierde uno de los sentidos, se exaltan otros para suplir al faltante.

Eso sucedió, y su oído tomo el control de la situación.

Una visión distinta para comprender el Universo.

Con la metodología de la NASA llamada análisis de datos conocida como “sonificación”, Wanda puede contemplar el espacio mediante el sonido, y sorpresivamente recabar información que resulta invisible.

Gracias a la curiosidad del hombre es que se desarrolló la sonificación, que es un método que consiste en traducir la información de ciertos aparatos en ondas sonoras.

Con la sonificación, se usa el volumen y ritmo para analizar diferentes aspectos de las ondas que arrojan datos diversos.

El método funcionó de maravilla con Wanda a “ojos cerrados” pues se obtiene más información que con el simple uso de la observación.

Increíblemente, ahora se le ha dado más valor a las distancias entre astros o una fulguraciones solares gracias a los sonidos.

Ella estudia los brotes de rayos gamma, los eventos más energéticos del Universo.

Con este método Wanda ayuda a los no videntes interesados en el ramo, con su técnica, además de apoyar a los astrónomos para llegar a solidificar sus hallazgos.

Aquí dejo un link con el video donde ella misma nos cuenta su historia más a fondo.

Me quito el sombrero con ella y la parafraseo:

“La ciencia es de todos y para todos”.

 

firma.PEDRO.FORT.BERBEL-ok-HOMBRE-DE-NEGOCIOS