El inesperado “Starfish Prime”

El inesperado “Starfish Prime”

Con todo el acontecer mundial, este domingo siento la necesidad de explicar un poco lo que fue el Starfish Prime.

Me estoy refiriendo a una aventura (nada divertida), experimental de prueba nuclear a alta altitud que es poco conocida y difundida, pero de gran importancia para rebasar los límites del conocimiento de la fisión y sus usos militares.

El escenario estaba puesto, una remota isla en el Pacífico “deshabitada” al menos por humanos, Estados Unidos con “derechos” sobre esa geografía y la lucha en pleno contra los soviéticos por desarrollar las mejores armas, la exploración de tecnologías y recursos de vanguardia y como siempre, el ansia humana de hacer conocido lo desconocido, preferentemente lo más devastador para poder someter a sus semejantes.

¡Qué patético me resulta todo cuando veo la grandeza que tenemos como especie cuando existe tanta creación y expresión en arte, en inventos maravillosos y de talento sin igual, y por el otro lado, los grados de bajeza que existen para tratar de destruir todo lo fabuloso que hemos concebido!

Siguiendo con el tema principal, Starfish Prime fue el código secreto del nombre para llevar al cabo una detonación nuclear a grandes alturas.

Cabe aclarar que desde 1958 se habían hecho cuatro pruebas a grandes altitudes con misiles con cabezas nucleares.

¿Qué esperaban?, no lo sabían, no había la certeza del resultado de los efectos de esas pruebas, era ensayo y error y sus consecuencias serían una realidad y darían las respuestas solo después de las detonaciones.

Eran las 09:00:09 hora de Honolulú, del 9 de julio y fue en ese momento a 400 kilómetros de altura que se produjo la letal detonación del proyecto Starfish Prime.

Fue un misil tipo Thor lanzado en el Pacífico, en concreto desde la Isla Johnston a 1445 kilómetros de Hawaii.

En el horizonte nocturno se apreció una bola de luz blanca que pronto se tornó en verde producto de la radiación nuclear esparciéndose, aunque el periodo de detonación duró cerca de 16 minutos (según una simulación hecha en el 2006), durante 90 minutos se vieron largos brazos de luz blanca saliendo despedidos hacia todas direcciones, en la recta final de dicha exposición, sólo quedo un línea roja en el firmamento.

No puedo ni imaginar ese espectáculo digno de un pasaje de la Divina Comedia de Dante.

En ese instante se produjo un efecto inesperado de pulsos electromagnéticos sin precedentes, fue una explosión que se salió por completo de control pues superó las expectativas de todos los involucrados.

Ni siquiera se pudieron obtener medidas exactas debido a que los instrumentos se volvieron inestables y otros de plano dejaron de funcionar.

Fue tan intenso todo el resultado que el estallido se vio descomunal hasta Hawaii.

En ése momento dejó de ser algo secreto, el resplandor aquél dejó de manifiesto que algo extraordinario había ocurrido.

Efectos colaterales se presentaron a los pocos minutos en el mismo Hawaii; las líneas telefónicas quedaron fulminadas, una gran parte del sistema de alumbrado público resintió los efectos y se produjo el apagón, los sistemas de alarma de la ciudad dejaron de funcionar.

La Real Fuerza Aérea neozelandesa que estaba en los alrededores haciendo maniobras anti.submarinos, tuvo que ser asistida desde tierra para su regreso.

Un barco soviético que estaba por esas latitudes registró el suceso para conocimiento de sus mandatarios.

Por supuesto eso no fue lo peor, toda la radiación que quedó en la atmósfera causó estragos en la atmósfera.

A lo largo de varios días después del brillante flash, se veían extrañas y brillantes auroras, las partículas tardaron al menos 5 años en disiparse y la contaminación nuclear que cayó al océano contaminando las aguas no tocó fin y no se pudo obtener medidas o datos que arrojaran aunque fuera un aproximado de daños, solo se supone que en la atmósfera quedó atrapado un cinturón de partículas sin saber si desapareció totalmente.

Estoy hablando que todo esto fue en 1962, creo que no hay imaginación para nosotros los comunes ciudadanos desprovistos de medios que nos indiquen los alcances reales de este experimento hoy día.

¿Qué se habrá construido desde entonces que no sabemos o cómo se ha aplicado este conocimiento?

Espero que no lleguemos a saberlo si es que se quiera usar en una guerra.

Mientras tanto, yo sólo deseo que después del fin de semana le siga un lunes otra vez.