Miro y miro y Miró me impacta más y más

Miro y miro y Miró me impacta más y más

Barcelona 20 de abril de 1893.

Nace Joan Miró I Ferrà.

No es cotidiano y sí muy extraño encontrar personas en el mundo tan multifacéticas y talentosas como él.

Es mi paisano, como tantos otros de gran renombre, pero no por ello me gusta.

Basta ver y conocer un poco de su obra para quedar con la quijada en los zapatos.

Dentro de sus características como artista estaban muchas disciplinas y varias técnicas.

Fue ceramista, diseñador, pintor, grabador y escultor.

¿Poca cosa no?

Y más sabiendo que cursó sus estudios académicos en el área de comercio.

Al parecer iba al área contable, por ello me simpatiza más.

No he podido encontrar en libros mucho sobre su vida, creo que supo mantenerla al margen de los medios y eso es muy respetable.

Sé que se casó una sola vez y tuvo un matrimonio estable.

Eso es curioso para un artista, por eso lo menciono.

Todo esto de las artes manuales y lo de pintar empezó como un pasatiempo, y sólo en sus tiempos libres pudo interactuar con los diferentes materiales artísticos, siempre y cuando los deberes escolares del día ya hubieran sido finalizados.

De tal forma que estudió en paralelo en la Escuela Superior de Artes Industriales y Bellas Artes de la Lonja de Barcelona.

Pero esta manera de ocupar su tiempo libre, se convertiría en su verdadera carrera y pasión de vida.

Una enfermedad lo llevó a una propiedad rural familiar y ahí tuvo tiempo de pintar.

De hecho ahí, en esa misma propiedad se gestó como su bebé, una de sus mejores obras:

La masía.

Por fortuna en un pasaje de su vida visitó París. Ahí cambió todo. Fue el parte-aguas.

La ciudad luz y su increíble energía artística lo convirtió en un surrealista.

En esta hermosa ciudad conoció e interactúo con diferentes personas que lo introdujeron al cubismo, el dadaísmo, el fauvismo, el surrealismo y hasta con el impresionismo.

Fue justamente con el surrealismo que encontró su fuente de expresión, su forma para sacar su creatividad de mejor manera.

Sin embargo, no se quedó siendo un surrealista, lejos de ello, tuvo un “rompimiento” con los principios de esta corriente.

Desarrolló su propia filosofía de pintar y de plasmar el mundo en sus diferentes creaciones.

Su estilo tiene ese aire infantil, casi inocente como el de un niño.

En lo personal esto es algo que me conecta con él.

Me gusta conservar esa capacidad de concebir ideas frescas y nuevas.

Su estilo está conceptualizado en el abstraccionismo, iconografías y significados que en varias ocasiones sólo él sabía.

Pude averiguar que hubo retroalimentación con el escultor norteamericano Alexander Calder quien tuvo a bien hacerle un retrato fabuloso.

En 1975 y en vida creó la Fundación Miró, ocho años después Joan pasaría a otra aventura surrealista. La de la muerte.

https://www.fmirobcn.org/es/

Agradezco a la vida que me haya permitido presenciar el trabajo de Joan Miró.

Dejaré algunos de sus trabajos en este escrito para que puedan ser apreciados.

 

firma.PEDRO.FORT.BERBEL-ok-HOMBRE-DE-NEGOCIOS

Miro y miro y Miró me impacta más y más